dilluns, 11 de juliol de 2011

Nepal y un muerto muy vivo

Nepal esta más cerca de la libertad que los campamentos del 15-M o Islandia. ¿La alternativa a tanta podredumbre…? El socialismo

Ya va para 20 años que más de un listo y una lista proclamo a los 4 vientos que el comunismo había muerto. Pobre y cutre mentira, no puede morir lo que no ha nacido.

El comunismo no puede aun morir, porque sigue siendo un sueño, una ilusión, una esperanza en una humanidad que ya esta harta de no encontrar un norte que nos de sentido a una vida llena de frustraciones. Todas esas frustraciones a las que nos referimos, o al menos un porcentaje muy alto están ocasionadas por un sistema de explotación, el capitalismo, que al ser humano no acaba de dignificar.

No nos dignifica, porque no nos proporciona un trabajo con unas condiciones de ejercerlo mínimamente dignas y que ello desemboque en poder acceder al derecho a la vivienda, al ocio y otras muchas cosas a las que todos los seres humanos, por el hecho de serlo tenemos derecho.

No hay caminos intermedios, no nos engañemos. La alternativa al capitalismo es el socialismo y que este abra camino a la posibilidad de acceder al comunismo. Nepal, a los 20 años de la caída de URSS y otras experiencias socialistas, insiste en una idea irrenunciable, a una idea que no es una quimera sino como dijo la camarada Rosa Luxemburgo, la única alternativa a la barbarie.

No es alternativa la salida islandesa, porque no se plantea la ruptura con el capitalismo. Se limita a tratar de que el capitalismo no sea tan malo y que ciertos desajustes los paguen los que lo han ocasionado, es decir ciertos banqueros y políticos corruptos. Pero la democracia burguesa y el sistema opresor capitalista, tiene una tremenda capacidad de regenerarse y de crear soluciones a sus problemas concretos, por lo que no tardara en posibilitar que la explotación prosiga en la isla norteña europea.

No es alternativa la famosa movida del 15-M. Ellos y ellas lo dicen además. “No somos antisistema, el sistema esta en nuestra contra” Este ilustrativo lema se pudo leer en Bilbo en una cartulina, que a mas de uno y una hizo abrir los ojos.

Pues mirad chavalitos y chavalitas. Yo si soy anti sistema y amucha honra que decía mi abuela. Soy antisistema y no voy uniformado con bonitas camisetas de a 26 euros con esfinges del Che o del comandante Marcos. Soy antisistema y eso no me hace entrar en ninguna tribu urbana, ni presumir de una lucha que me durara apenas unos años hasta que papa estado me recoloque en alguna multinacional, me entrampe e una hipoteca y ese mero hecho me introduzca hasta los tuétanos en el engranaje capitalista y empiece a meter horas extras y a ir a mi libro como diría Paco Umbral.

Soy antisistema, al igual que lo es Fidel y lo fue el Che o Marulanda. Como lo son tantos y tantas personas que no tiene un duro para comprarse CDs de música alternativa y sobreviven con lo justo en ciudades africanas o selvas latinoamericanas y luchas a pie de campo contra el capitalismo con los métodos que consideran oportunos. Ellos y ellas jamás se proclamaran, gentes de paz. Y es que los capitalistas tampoco se proclaman como gentes de paz sino que se lo pregunten a las personas asesinadas todos los días en Colombia, o al hermano Facundo Cabral. No, el imperialismo y el capitalismo no han renunciado a la lucha armada para defender sus privilegios, ni lo hará jamás. ¿Otro ejemplo? ¿Cuántas criaturas ha asesinado la banda criminal OTAN en Libia?

Yo si, lo proclamo a los cuatro vientos, soy antisistema y en eso me parezco a las personas que dirigen los destinos de Nepal. Esta misma semana han proclamado el socialismo en el país asiático y han dejado en paños menores a tanto intelectual pequeño burgués y tanto charlatán que últimamente como hace 20 años, hablan de la imposibilidad del socialismo. El socialismo es posible y no solo posible, es necesario e imprescindible. Eso o la barbarie.

Nepal esta más cerca de la libertad que los campamentos del 15-M o Islandia. ¿La alternativa a tanta podredumbre…? El socialismo

Andoni Baserrigorri