dilluns, 1 de febrer de 2010

La plantilla de Nissan en huelga por segundo sábado consecutivo

El paro ha sido secundado por la totalidad de la plantilla que estaba llamada hoy a trabajar, aproximadamente unas 1.700 personas

Los trabajadores de Nissan han secundado hoy, por segunda semana consecutiva, la huelga convocada en protesta por la decisión de la empresa de fijar algunos sábados como laborables, impidiendo así sacar adelante la producción prevista, de unos 270 vehículos.

El paro ha sido secundado por la totalidad de la plantilla que estaba llamada hoy a trabajar en Barcelona, aproximadamente unas 1.700 personas, mientras que un portavoz de la compañía ha confirmado que la huelga ha tenido "una alta participación".

El comité de Nissan convocó varias jornadas de huelga para los días 23 y 30 de enero y 6 de febrero en protesta por los sábados productivos fijados por la dirección para hacer frente a un a un aumento de los pedidos de los modelos Pathfinder y Navara y al reciente lanzamiento de la nueva furgoneta NV200.

La plantilla, sin embargo, se niega a trabajar los sábados cuando aún hay vigente un ERE temporal que acaba a finales de marzo y hay trabajadores afectados por el expediente que Nissan presentó el pasado mes de julio y que tienen pendiente su retorno a la empresa.

Coincidiendo con la huelga de hoy, más de un millar de trabajadores se han concentrado entre las 4.30 y las 10.30 horas de la mañana a las puertas de la fábrica de la Zona Franca, donde han encendido dos hogueras, para exigir a la empresa que retire el ERE temporal y contrate a más gente para hacer frente al pico de demanda.

El portavoz de Nissan, Alfredo Castaño, ha lamentado la "falta de flexibilidad" que está mostrando la plantilla en el actual contexto de crisis económica, más aún cuando la empresa tiene "la suerte" de ver aumentada su necesidad de producción.

Castaño ha recordado que el incremento de demanda que vive actualmente Nissan es una situación "temporal", ya que la previsión es que a partir de abril vuelva a bajar la producción.

El representante de los patrones se niega, sin embargo, a aclarar porqué la empresa no retira el ERE para hacer frente a esa "suerte" temporal. La sospecha es que pretenden mantener, e inclusive aumentar, los niveles de producción con cada vez menos personal.

Patrones y trabajadores mantendrán la próxima semana una reunión de mediación con la autoridad laboral para tratar de solventar este conflicto, que ya ha impedido a Nissan fabricar cerca de 500 automóviles.

En caso de que las partes no alcancen ningún acuerdo, la plantilla está convocada a una nueva huelga para el próximo sábado, 6 de febrero, que la patronal también ha fijado como laborable.

http://www.lahaine.org/index.php?p=43035